CARME RIERA I PRUNERA: “EL LÍDER RESPONSABLE DEBE APOSTAR TAMBIÉN POR LA EXCELENCIA Y EL TALENTO”

In this article:

Carmen Riera i Prunera, experta en finanzas y colaboradora del Máster en RSC y ODS de icloby, nos habla en esta entrevista sobre la repercusión y tendencias de la gestión sostenible empresarial en la empresa. Prunera considera que el Máster en RSC y ODS ayuda a fortalecer la formación de los profesionales, logrando así que el líder responsable conciba la gestión tradicional de la empresa y la gestión sostenible.

¿Qué repercusión cree que tienen la RSC y los ODS en el mercado de trabajo?

Los ODS elaborados a partir de la Nueva Agenda 2030 son 17 objetivos con 169 metas que pueden verse como una hoja de ruta diseñada con la intención de que todos los actores (empresas, sociedad civil, gobiernos, individuos) se impliquen en la mejora de la situación socioeconómica mundial, contribuyendo a reducir la incertidumbre y a fomentar la prosperidad. Con ellos se busca compatibilizar el desarrollo sostenible con la generación de beneficios y la mejora de las expectativas laborales, ambientales, sociales, favoreciendo así la auge de la calidad de vida de la sociedad.

Debe tenerse presente que el mercado de trabajo está sujeto a constantes y rápidas transformaciones como consecuencia fundamentalmente del impacto tecnológico y los aspectos demográficos. Los ODS están diseñados para mitigar tales impactos. En concreto, metas como las políticas de protección social (5.4) o la protección de los derechos y los riesgos laborales (8.8) dan cuenta de ello.

 

¿Cuál es el vínculo entre RSC y ODS?

Los ODS establecen el marco en el que las empresas deben situar su actuación. Alineando su actividad con los ODS éstas manifiestan su compromiso pleno con la sociedad. Para ello incluyen su contribución a la consecución de los ODS en su estrategia corporativa (RSC), definiendo sus prioridades y marcando las metas. Posteriormente deben integrar los objetivos en el día a día de la gestión empresarial y realizar un seguimiento y monitoreo de los mismos a través del establecimiento de indicadores clave de rendimiento. Se trata de convertir el compromiso de la empresa con los ODS en una realidad tangible y ello lo consiguen a través de la RSC.

Alinear la RSC en base a los ODS supone orientar el paradigma organizacional hacia uno en que las decisiones que se toman, a cualquier nivel, integren la toma de conciencia sobre la realidad actual y futura de nuestro entorno. El vínculo debe establecerse a partir del compromiso con los objetivos y de la colaboración entre todas las partes, estableciendo un liderazgo responsable y maduro para que el impacto de las empresas en el entorno siga unas pautas sostenibles enmarcadas en los principios éticos e inclusivos y con un compromiso firme y transparente con la buena gobernanza.

 

¿Es la RSC una moda o una realidad empresarial?

Es cierto que en determinados ámbitos se percibe un cierto agotamiento en cuanto al uso del concepto RSC. El transcurso del tiempo, un entorno que cambia cada vez con mayor rapidez, y la necesidad de adaptarse lo más rápido posible a los cambios, puede haber conllevado una debilitación del término y en ese sentido quizás deba ampliarse para incluir tales cambios y abarcar de forma exhaustiva la nueva realidad. De todas formas, lo fundamental debe perdurar; las empresas son responsables ante la sociedad y deben ejercer esa responsabilidad de forma clara y efectiva, independientemente del nombre con el que nos refiramos a ello y de los objetivos fijados por los ODS. Porque el nombre no hace la cosa, son las acciones las que determinan el comportamiento adecuado de la empresa, y en este caso su responsabilidad para con la sociedad.

La RSC ha llegado para quedarse. Aunque para lograr las metas, el compromiso de las empresas debe ser cada vez mayor. Y es que las empresas han de ser cada vez más conscientes de los grandes cambios por los que estamos atravesado y los que están por llegar, de modo que es imprescindible que estén preparadas para afrontarlos de la mejor forma posible, esto es, contribuyendo responsablemente al crecimiento sostenible a la vez que favoreciendo los cambios que demanda la sociedad. En este sentido, su papel es fundamental para la consecución de los objetivos de desarrollo.

 

¿Cuáles cree que son los puntos fuertes del Máster en RSC en el marco de los ODS?

Nuestro máster en RSC está diseñado para fortalecer la formación de los profesionales con el objetivo de que lideren las organizaciones en el marco de la sostenibilidad. El programa proporciona una perspectiva global y las claves para incorporar las estrategias más adecuadas en cada entorno. De forma más concreta, facilita el aprendizaje de las estrategias de corto plazo y proporciona las dinámicas de largo plazo necesarias para desplegar las competencias y habilidades que permitan implementar una dirección estratégica empresarial sostenible.

En este sentido, el Máster responde a la necesidad de formar profesionales capaces de detectar las necesidades de mejora de las empresas en el marco de la RSC. Para ello se incide de forma significativa en la elaboración y el desarrollo de las acciones necesarias para planificar la mejor estrategia de RSC, elaborarla correctamente, llevarla a la práctica de forma eficiente y finalmente evaluarla, detectar los puntos de mejora e implementarlos.

Asmismo, se les familiariza con las distintas opciones existentes a fin de que adquieran una amplia visión de las posibilidades a su alcance a la hora de identificar la mejor opción para su empresa. De este modo se da una respuesta exhaustiva a las necesidades prácticas que le son exigibles a toda formación.

 

¿Cuáles son los retos actuales del mercado de trabajo?

Automatización, digitalización, flexibilidad y competencias STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics). Estos son los cuatro aspectos clave que marcarán los retos del mercado de trabajo del futuro, en el marco de la llamada Revolución Industrial 4.0 que sin duda está ya imprimiendo una nueva forma de trabajar. Esta nueva forma de trabajar es la que debe incluir los ODS como pilares fundamentales para garantizar la mejora de las expectativas de desarrollo y estabilidad y para evitar la polarización del mercado de trabajo, diseñando, cuando sea necesario, acciones focalizadas en los trabajadores más vulnerables.

Está claro que la expansión y adopción de la tecnología cambiará aún más el mercado de trabajo tal y como lo concebimos en la actualidad: se crearán nuevas modalidades contractuales, se incrementará aún más la descentralización de muchas actividades, a la vez que irrumpirán con fuerza las innovaciones médicas, entre otros aspectos.

Ante esta situación, los grandes retos del mercado de trabajo deberán incluir, por un lado, la supervisión de la actividad que en él se desarrolle en aras a proteger los derechos del trabajador y evitar su vulneración, en especial en todo aquello relacionado con la confidencialidad de sus datos; y por el otro, evitar el llamado absentismo emocional, es decir, conseguir la plena implicación del trabajador. Aunque en último término el reto más importante debería ser que las transformaciones del mercado de trabajo no desvirtuaran los valores de la sociedad.

 

¿Cuál sería para usted el perfil de un líder responsable?

Un líder responsable debe concebir la convergencia de la gestión tradicional de la empresa y la gestión sostenible en una única forma de enfocar la dirección de la empresa, combinando objetivos y valores, colaboración con transformación, inmediatez y sostenibilidad, aunando así el corto plazo con el largo plazo.

Los intangibles como la ética y la coherencia deben formar parte de su ADN y ser transmitidos a la totalidad de la empresa, inculcandolos con el ejemplo. El líder responsable debe combinar de forma equilibrada la potestas para imponer las decisiones correctas con la auctoritas, esa especie de poder moral no vinculante basado en el prestigio y el reconocimiento. Sólo con el ejemplo y unos valores firmes podrá un líder ser responsable e impregnar esta forma de actuar de forma transversal en las distintas actividades de la organización, de manera que todas las decisiones de las múltiples áreas empresariales se tomen bajo este paradigma.

El líder responsable debe apostar también por la excelencia y el talento, dado que junto con los valores, la reputación y la sostenibilidad serán las bases para el éxito empresarial. Ello les otorgará una clara ventaja competitiva frente a aquellos que no apuesten por estos principios ya que no puede olvidarse que son los consumidores los que tienen la última palabra con su elección.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recent articles

Featured articles