EMPRESAS CON PROPÓSITO EN EL 2021

In this article:

El concepto de gestionar con un propósito no es nuevo en la estrategia de la empresa, y ha servido para integrar voluntades en la organización y orientar motivaciones. Hoy puede decirse que el propósito de la empresa se vincula a los ODS, y este hecho coincide plenamente con la tarea de Icloby de impulsar la aplicación de los criterios ODS a la actividad y gobernanza empresarial. En este sentido el propósito va más allá de una estrategia de las compañías maximizando beneficios y gestionando de manera eficiente, y se abre a las nuevas ideas sobre el papel de la empresa.

Coincidiendo con el 50 aniversario del famoso artículo de Milton Friedman en el que defendía que la responsabilidad social de la empresa pasa por “aumentar sus beneficios, siguiendo las reglas del juego, la competencia, y actuando sin engaño ni fraude”, ha tenido lugar en la Booth School of Business de la Universidad de Chicago -donde enseñaba Friedman-, un debate sobre esta cuestión, promovido por el profesor Luigi Zigales; también en España, el Center for Corporate Governance del IESE se ha hecho eco del tema, con un extraordinariamente rico encuentro de expertos sobre el tema. En suma, se llega a la conclusión de que la definición de Friedman exige en la práctica que las empresas acepten las reglas y la competencia, lo que implica no influir en los precios, ni en la normativa, no aprovecharse de externalidades -como el medio ambiente-, y no imponer su capacidad de negociación en los contratos. Tanto en la competencia, como en las relaciones laborales, como en los efectos medioambientales, y la fiscalidad, las compañías tienen una responsabilidad que no se limita a la generación de beneficios. Por otra parte, las empresas forman parte de un tejido social que les permite nacer, y desarrollarse; en casos de emergencia como el actual hemos visto que la acción pública ha sido determinante para dar avales y que fluya el crédito, hacerse cargo temporalmente de trabajadores, y financiar el desarrollo de vacunas, todo ello fundamental para la sobrevivencia de muchas empresas.

Estamos, pues, en una situación en que los objetivos de la empresa responden a un propósito de equilibrio y de colaboración con los diferentes “stakeholders” con interés en la misma. El modelo tradicional de negocio se transforma, y observamos cómo se plantean en algunas compañías innovadoras formas de organización que tratan de resolver los dilemas como por ejemplo obtener rentabilidad asumiendo costes ambientales; invirtiendo en producciones que son a la vez eficientes económicamente y en la utilización de recursos; gestionando los costes, pero pagando salarios dignos. La lógica de la creación de valor está cambiando, y no sólo por la presión reguladora, sino por las exigencias de los propios consumidores y de los inversores.

El propósito es difícil de definir y difícil de medir, pues sus componentes son en ocasiones intangibles y pueden significar cosas diferentes para distintas personas. Icloby se identifica con el papel de definir estos temas mediante análisis actuales aplicados a casos concretos en sus cursos. Este contacto con la realidad nos ha permitido ver cómo se llega a soluciones locales mediante colaboración local; puede decirse que el propósito toma aquí una dimensión local. Compartir las propias experiencias de los participantes añade riqueza de conocimiento al propósito que prevalece en las distintas compañías, tomando como guía los principios ODS. Los nexos de confianza y el conjunto de responsabilidades que se percibe en el propósito de las compañías, y la forma en que se incorpora a la gestión, es uno de los aspectos más relevantes que hemos aprendido en nuestros cursos, y en particular en el “Máster en Dirección de la Responsabilidad Social en el Marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

El final del año es buen momento para una reflexión sobre cómo la pandemia puede servir para reforzar el propósito de muchas empresas hacia la consecución de los ODS en el ámbito de su actividad. Desde Icloby vemos con esperanza un tiempo nuevo en el que pese a tantas dificultades por las que atravesamos, se abren perspectivas para un cambio de paradigma en la gobernanza de las empresas, con una integración de los beneficios con la mejora medioambiental, la responsabilidad social, y el buen gobierno. Dentro de nuestras modestas posibilidades queremos contribuir a que esto sea así, cumpliendo con nuestro propio propósito vocacional de servicio a la empresa y a la sociedad.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recent articles

Featured articles