RSC DESPUÉS DEL COVID-19

In this article:

En la lucha contra el coronavirus se ha hablado mucho sobre las acciones que la población y los gobiernos deben realizar para frenar la propagación de esta enfermedad. Sin embargo, en el contexto de la pandemia la Responsabilidad Social Corporativa juega un papel igual de importante. Para permitir que el sistema de sanitario contenga el virus de forma adecuada, las compañías deben trabajar para instaurar medidas que prioricen el bienestar y seguridad de sus empleados, y de la comunidad.

No cabe duda de que estas acciones representan un reto para las compañías. A pesar de ello, algunas empresas internacionales ya han realizado algunas iniciativas para proteger a sus empleados o apoyar a la comunidad.

Algunos ejemplos son:

  • Prácticamente todas las empresas fabricantes de automóviles como Seat ,Rolls Royce, Jaguar,General Motors y Ford, Renault, entre otras, se han adaptado fabricando respiradores y productos de protección.
  • Empresas del sector de la agroalimentario como Casa Tarradelles fabrica mascarillas con el envase de las pizzas. Damm repondrá gratuitamente toda la cerveza disponible en las instalaciones de barril para colaborar en su reapertura y en la reactivación del sector. La marca de tomate frito Orlando ha anunciado que va a donar 12.000 kilos de tomate a la Federación Española de Bancos de Alimentos, una entrega que se suma a la donación de 15.000 kilos de tomate entregado a Bancos de Alimentos hace unas semanas.Plátano de Canarias distribuirá plátanos en hospitales, residencias y servicios de atención domiciliaria en 8 regiones y como estos cientos de ejemplos más de empresas en el sector que han mostrado su solidaridad ante la pandemia actual.
  • En el sector textil empresas como Inditex o Mango han contribuido con la donación de mascarillas, confección de batas para el personal sanitario y poniendo sus infraestructuras y logística al servicio del gobierno en la lucha contra el coronavirus.

 

Evidentemente, las acciones de estas empresas no siempre son fáciles de replicar. Sin embargo, existen otras formas de apoyar la lucha contra el coronavirus. Por ejemplo, Huawei puso a sus trabajadores bajo cuarentena para evitar la propagación del COVID. Ericsson decidió retirar su exhibición de la Asociación del Sistema Global para Comunicaciones Móviles porque no podían garantizar la salud de sus empleados.

En este contexto de pandemia, la RSC de las empresas e instituciones es de vital importancia: permitir que sus trabajadores trabajen desde casa limita los niveles de contagio. Dado que todavía no se cuenta con una vacuna, es probable que estas medidas tengan que prolongarse por más tiempo del esperado. Esta responsabilidad social también está siendo adoptada por las universidad y centros educativos.

Por ejemplo, la Universidad Camilo José Cela ha adaptado sus cursos para que los estudiantes puedan seguir recibiendo su educación por medios digitales sin comprometer su salud ni la de sus profesores. Por supuesto, esta decisión requiere que el profesorado se sumerja en el uso de programas, plataformas y aplicaciones. A simple vista trasladar las clases presenciales a un entorno virtual no parece significar un mayor problema. Pero, sin duda, representa un reto para aquellas profesiones que requieren prácticas profesionales o de campo.

A pesar de que la ola de contagios comienza a disminuir en algunos países, las empresas e instituciones deben seguir buscando las formas de asegurar la seguridad y bienestar de sus empleados. Como respuesta y para proteger su salud y la de su comunidad, la población debe adaptarse a este entorno tan cambiante.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recent articles

Featured articles