VOLUNTARIADO CORPORATIVO: UNA DÉCADA DE EVOLUCIÓN A FAVOR DE EMPRESA, ENTIDADES Y SOCIEDAD

In this article:

Este mes de julio Voluntare ha celebrado su II Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo. El primero se celebró hace justo diez años, por lo que este encuentro que ha reunido a cerca de 300 directivos de empresas y ONG ha servido para hacer un recorrido por la evolución del voluntariado en la última década.

 

2008 fue uno de los primeros y más duros años de la crisis económicas. Por aquel entonces el voluntariado corporativo era ya conocido por el sector empresarial. Sin embargo, tenía un papel secundario dentro de la estrategia de negocio. Diez años después, el voluntariado corporativo se ha convertido en un valor estratégico. ¿Por qué? Muchos son los motivos pero vamos a quedarnos con dos: es una oportunidad para involucrar más a los empleados en la compañía y su RSC; y, por otra parte, la sociedad aprecia el poder de esta herramienta para lograr cambios reales.

 

El voluntariado corporativo es, entre otras cosas, una relación en la que ganan las tres partes: empresa, entidad del tercer sector y sociedad. Esto es así porque, tal y como señaló en el Congreso Juan Ángel Poyatos, fundador de Voluntare: “esta fórmula coloca al empleado en el centro de la acción. La empresa facilita que sus trabajadores puedan actuar como voluntarios en proyectos de corte social o medioambiental, desarrollados y gestionados por las ONG, que generan un beneficio para las comunidades en las que se ubican”.

 

Explicado de otra forma, el voluntariado consigue que:

  • Las entidades cuenten con recursos humanos cualificados y motivados,
  • las empresas mejoren su clima, productividad y reputación,
  • los empleados adquieran y desarrollen competencias útiles a nivel personal y profesional.

 

La misma visión del voluntariado corporativo nos ofrece el informe de Voluntariado 2017 presentado por Deloitte. Según el mismo, la cultura del voluntariado incide de forma positiva en la motivación de los empleados y, consecuentemente, en el clima laboral. Asimismo, también la percepción de una marca mejora si esta se vincula a acciones de voluntariado.

 

En un cuaderno de Forética sobre Voluntariado Corporativo. Un puente de colaboración entre la empresa y la sociedad, la autora de la publicación, Paloma Lemonche, comenta sobre esta relación win-win-win: “El voluntariado corporativo crea un puente de colaboración positiva entre la empresa y la sociedad y, para ello, las alianzas multisectoriales y, en particular, los acuerdos de colaboración entre las empresas y las ONG permiten construir programas eficaces de acción en la comunidad. El fin de la colaboración empresa-ONG, si bien es de por sí beneficiosa para los socios implicados, debe ser generar cambios positivos en la sociedad, lo que no debería quedar supeditado a otros interese”.

 

 

Retos del voluntariado

Sobre los retos del voluntariado corporativo, en el Congreso celebrado por Voluntare se mencionó los siguientes desafíos:

  • La alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible
  • El potencial de las nuevas tecnologías
  • El protagonismo de los empleados en la acción social

 

Gracias a esta evolución, el voluntariado corporativo está cada día más asentado y consolidado en el sector empresarial español. Esto nos lleva también a plantear la necesidad de incorporar el voluntariado corporativo dentro de la formación de los futuros directivos de RSE y gestores y directores de empresas y organizaciones socialmente responsable. Por ello, el Máster Public Affairs, RSE e Innovación Social de la Fundacion Icloby, que cuenta con el apoyo de IL3 Universidad de Barcelona, incluye en su programa un tema exclusivamente dedicado al voluntariado corporativo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recent articles

Featured articles