In this article:

Autor: Gumersindo Ruiz. Embajador y Profesor del Máster en dirección de la RSC en el marco de los ODS, impartido por la Fundación ICLOBY con

La Fundación Icloby lanza el curso “Conciencia y liderazgo”, con una visión que intenta abarcar los aspectos más relevantes de la cuestión, contando para ello con la colaboración de especialistas muy cualificados en sus respectivos campos de conocimiento. Vamos a destacar cinco aspectos del curso, relacionándolos con el trabajo reciente de Laurence Freeman: “Good Work”. Freeman es quizás el referente más conocido de la meditación cristiana, aunque su proyección es secular, y tiene la virtud, entre otras, de vincular la espiritualidad e inteligencia emocional a la gestión, impulsando cursos en empresas y universidades. La feliz coincidencia entre las ideas de Freeman y temas que incluimos en nuestro curso nos lleva a reafirmarnos en su oportunidad, y a elaborar algunas ideas del contenido del programa.

El primer aspecto gira en torno a lo que en nuestro curso proponemos en las expresiones: “la conciencia del observador modifica lo observado”, y “la consciencia es vivir el presente, actuando”. En el pensamiento de Laurence Freeman la realidad es aquello donde ponemos nuestra atención, la cual está en la raíz del juicio, el carácter, la voluntad y la capacidad de enfocar las cuestiones en medio de distracciones permanentes. Esta consciencia del momento nos hace estar presentes en lo personal, el ámbito profesional y social, y sin ella se vería dañada la capacidad para relaciones auténticas. Relacionado con este estado de alerta, y a la vez de relajación y equilibrio, se desarrolla lo que llamamos en nuestro programa: “intuición y percepción”, respecto a las cuales Freeman distingue dos clases de atención: la que se centra en modelizar lo real, mediante construcciones, patrones, expresiones, imágenes, ideas, por una parte, y por otra la atención al momento en que se vive. Aunque las dos son indisolubles, la primera es dominante en nuestra sociedad y se le da el mayor énfasis al inculcar valores y en la educación; pero la segunda es el contacto con la realidad inmediata, como principio de consciencia y nos da información sobre la verdad de esa realidad.

Un tercer tema de los que entresacamos de nuestro programa es el “acompañamiento en el tránsito de la muerte, y la gestión del duelo”. Esta cuestión va unida a la capacidad de estar presentes, y a la empatía y compasión, lo que conocemos también como piedad, una cualidad innata al ser humano y su integridad personal en el reconocimiento y comprensión de los demás. Desde este ámbito íntimo se pasa al “mindfulness”, como cuarto aspecto, que es un método de concentración utilizable con fines diversos, pero que, enfocado a pensamientos positivos y mirada interior, nos lleva a quitar la atención de nosotros mismos, de nuestros problemas, miedos, ansiedades o fantasías, y la confusión que causan, que es la fuente mayor de distracción, impidiendo la concentración y conciencia del momento.

En quinto lugar, nos referimos a lo que en el curso llamamos: “liderazgo social y gestión de personas”, junto con la filantropía y el voluntariado. Para Freeman el líder ha de ser humilde y claro, determinado en su propósito de resolver las cuestiones profesionales en colaboración con otros. Ser ególatra -nos dice- lleva a un líder a ser un inconsciente. Nos recuerda también las famosas reglas benedictinas de liderazgo, y su aplicación siglos después a la práctica diaria de las organizaciones, con su tiempo para el trabajo y la reflexión, las cualidades personales del líder, y el equilibrio que se muestra entre las reglas y la flexibilidad de las excepciones que permiten una buena gestión de las personas. Concluimos con una frase de Laurence Freeman donde se refuerza el principio de consciencia y vivir el presente actuando en él, que es clave en el curso de nuestra Fundación Icloby. Dice así: “En matemáticas un punto tiene una posición, pero no magnitud. Esta es la clave: posicionarse en el momento presente, en la verdad, en el propio ser verdadero, no puede medirse ni objetivarse, no tiene contenido, es pura atención”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Share this post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recent articles

Featured articles